Avisar de contenido inadecuado

El origen de la Lectura Veloz

{
}


La lectura rápida se originó a comienzos de este siglo, cuando la ex-
plosión de las publicaciones abrumó a los lectores con más de lo que
podían manejar considerando los niveles normales de lectura. La
mayoría de los primeros cursos se basaron en una información ema-
nada de una fuente muy particular: la Real Fuerza Aérea.
 
Durante la Primera Guerra Mundial, sus estrategas descubrieron
que a muchos pilotos les era imposible distinguir los aviones vistos
desde cierta distancia durante el vuelo. En el combate aéreo, en
situación de vida o muerte, se trataba de una seria desventaja a la que
había que encontrar pronto remedio. A tal fin se inventó una máquina,
el taquistoscopio, que proyectaba imágenes sobre una pantalla de
grandes dimensiones durante cortos tiempos variables; se comenzaba
mostrando imágenes bastante grandes de aviones propios y enemigos a
muy lenta exposición, y luego, acortaban el tiempo cíe exposición
gradualmente a medida que disminuía el tamaño de la imagen y
cambiaba el ángulo.
 
Para su sorpresa, descubrieron que, con el entrenamiento ade-
cuado, una persona normal podía distinguir representaciones de los
diferentes aviones del tamaño de pequeños puntos cuando las imá-
genes habían sido proyectadas en la pantalla sólo
cinco centésimas de segundo.
Si los ojos podían ver a esta velocidad, era obvio que la velocidad
de lectura podía mejorarse de manera espectacular. Siguiendo este
razonamiento, los investigadores decidieron transferir a la lectura la
información obtenida. Utilizando exactamente el mismo dispositivo,
proyectaron primero una palabra en grandes caracteres durante cinco
segundos, redujeron poco a poco el tamaño de los caracteres y
acortaron la duración de cada proyección. Por último proyectaron
cuatro palabras a la vez durante cinco centésimas de segundo: los
individuos todavía podían leerlas.
 
Como consecuencia de estos hallazgos, la mayoría de los cursos
de lectura rápida se han basado en este entrenamiento de proyección
de imágenes o «taquistoscópico» (también conocido como «en-
trenamiento en pantalla fija»).
 
La velocidad pasa de 200 a 400 ppm por término medio. De
entrada, resulta magnífico: ¡se duplica la velocidad de lectura!

FUENTE: 
http://www.scribd.com/doc/2440789/Buzan-Tony-El-libro-de-la-lectura-rapida

{
}
{
}

Deja tu comentario El origen de la Lectura Veloz

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre